SERIE DE NORMAS ISO 5725: ¿EN QUÉ CONSISTE? ¿CUÁL ES SU UTILIDAD?

ISO 5725 consta de las siguientes partes, bajo el título general Exactitud (Veracidad y precisión) de los métodos y resultados de medición: 

  • Parte 1: Principios generales y definiciones.

  • Parte 2: Método básico para la determinación de la repetibilidad y la reproducibilidad de un método de medición normalizado.

  • Parte 3: Mediciones intermedias de la precisión de un método de medición normalizado.

  • Parte 4: Métodos básicos para la determinación de la veracidad de un método de medición normalizado.

  • Parte 5: Métodos alternativos para la determinación de la precisión de un método de medición normalizado.

  • Parte 6: Utilización en la práctica de los valores de precisión.

IS0 5725 utiliza dos términos "veracidad" y "precisión" para describir la exactitud de un método de medición. "Veracidad" se refiere a la cercanía entre la media aritmética de un gran número de resultados de ensayos y el valor verdadero o de referencia aceptado. "Precisión" se refiere a la cercanía entre los resultados del ensayo.

La necesidad de considerar la "precisión" surge porque las pruebas realizadas sobre materiales presumiblemente idénticos en circunstancias también presumiblemente idénticas no generan, en general, resultados idénticos. Esto se atribuye a errores aleatorios inevitables inherentes a cada procedimiento de medición; los factores que influyen en el resultado de una medición no pueden ser completamente controlados. En la interpretación práctica de los datos de medición, esta variabilidad debe tenerse en cuenta. Por ejemplo, la diferencia entre un resultado de ensayo y algún valor especificado puede estar dentro del alcance de los errores aleatorios inevitables, en cuyo caso no se trata de una desviación real de dicho valor especificado (resultan útiles las pruebas estadísticas). Análogamente, la comparación de los resultados de las pruebas de dos lotes de material no indicará una diferencia de calidad fundamental si la diferencia entre ellos puede atribuirse a la variación inherente en el procedimiento de medición.

 

Muchos factores diferentes (aparte de variaciones entre especímenes supuestamente idénticos) pueden contribuir a la variabilidad de los resultados de un método de medición, incluyendo:

A) el operador;

B) el equipo utilizado;

C) la calibración del equipo;

D) el medio ambiente (temperatura, humedad, contaminación atmosférica, etc.);

E) el tiempo transcurrido entre las mediciones.

La variabilidad entre mediciones efectuadas por diferentes operadores y / o con diferentes equipos suele ser mayor que la variabilidad entre mediciones efectuadas en un corto intervalo de tiempo por un solo operador utilizando el mismo equipo.

El término general para la variabilidad entre mediciones repetidas es precisión. Dos condiciones de precisión, llamadas repetibilidad y condiciones de reproducibilidad, se han considerado necesarias y, en muchos casos prácticos, útiles para describir la variabilidad de un método de medición. Bajo condiciones de repetibilidad, los factores a) a e) enumerados anteriormente se consideran.

El término general para la variabilidad entre mediciones repetidas es precisión. Dos condiciones de precisión, llamadas condiciones de repetibilidad y condiciones de reproducibilidad, se han considerado necesarias y, en muchos casos prácticos, útiles para describir la variabilidad de un método de medición. Bajo condiciones de repetibilidad, los factores A) a E) enumerados anteriormente se consideran constantes y no contribuyen a la variabilidad, mientras que en condiciones de reproducibilidad varían y contribuyen a la variabilidad de los resultados del ensayo. Así, la repetibilidad y la reproducibilidad son los dos extremos de precisión, la primera describe el mínimo y la segunda la variabilidad máxima en los resultados. Otras condiciones intermedias entre estas dos condiciones extremas de precisión también son concebibles cuando uno o más de los factores A) a E) pueden variar y se usan en ciertas circunstancias especificadas. La precisión se expresa normalmente en términos de desviaciones estándar.

 

La "veracidad" de un método de medición es de interés cuando es posible concebir un valor verdadero para la propiedad que se mide. Aunque, para algunos métodos de medición, el verdadero valor no puede conocerse exactamente, puede ser posible tener un valor de referencia aceptado para la propiedad que se está midiendo. Por ejemplo, si se dispone de materiales de referencia adecuados, o si el valor de referencia aceptado puede establecerse por referencia a otro método de medición o por preparación de una muestra conocida. La veracidad del método de medición puede ser investigada comparando el valor de referencia aceptado con el nivel de los resultados dados por el método de medición. La veracidad se expresa normalmente en términos de sesgo. El sesgo puede surgir, por ejemplo, en el análisis químico si el método de medición no logra extraer todo un elemento, o si la presencia de un elemento interfiere con la determinación de otro.

El término general exactitud se utiliza en IS0 5725 para referirse a la veracidad y la precisión.

El término exactitud fue utilizado en un tiempo para cubrir sólo el componente que ahora se denomina veracidad, pero se hizo evidente que para muchas personas debería implicar el desplazamiento total de un resultado de un valor de referencia, debido a efectos aleatorios y sistemáticos.

El término sesgo ha estado en uso por cuestiones estadísticas durante mucho tiempo, pero debido a que causó ciertas objeciones filosóficas entre los miembros de algunas profesiones (como los profesionales médicos y legales), el aspecto positivo ha sido enfatizado por la invención del término veracidad.

El propósito de ISO 5725 es el siguiente:

  1. Esbozar los principios generales que deben entenderse al evaluar la exactitud (veracidad y precisión) de los métodos y resultados de las mediciones y en las aplicaciones y establecer estimaciones prácticas de las diversas medidas por experimentación (IS0 5725-1)

  2. Proporcionar un método básico para estimar las dos medidas extremas de la precisión de los métodos de medición por experimentación (IS0 5725-2);

  3. Proporcionar un procedimiento para obtener mediciones intermedias de precisión, indicando las circunstancias en que se aplican y los métodos para estimarlas (IS0 5725-3);

  4. Proporcionar métodos básicos para determinar la veracidad de un método de medición (IS0 5725-4);

  5. Proporcionar algunas alternativas a los métodos básicos, que figuran en los documentos IS0 5725-2 e IS0 5725-4, para determinar la precisión y veracidad de los métodos de medición utilizados en determinadas circunstancias (IS0 5725-5);

  6. Presentar algunas aplicaciones prácticas de estas medidas de veracidad y precisión (IS0 5725-6).


Fuente:

  • ISO 5725-1:1994